Photo by Caleb Jones on Unsplash

Siempre me dió envidia la gente que tenía una vocación clara desde pequeños; yo en cambio hasta el último momento no tenía nada claro qué carrera elegir. 12 años después de acabar mis estudios e inspirada por mi padre que me enseñó que nunca es tarde y que empezó su Licenciatura con 38 años, en Octubre de 2018 me matriculé en Psicología porque tengo más claro que nunca “lo que quiero ser de mayor”.

Somos muchos los que decidimos reorientar nuestra carrera después de años dedicados a otra cosa, muchas veces el cambio es sutil pero en otras el cambio es radical. He hablado con personas con profesiones muy variadas que han pasado por este proceso de cambio radical de profesión para que me cuenten su experiencia:

• Historiadora de arte que se dedica al mundo fitness.
• Consultora de negocio que ahora es profesora de un colegio.
• Arquitecto que se dedica al mundo del Marketing Internacional.
• Periodista que se cambió al sector del marketing inmobiliario.
• Visual Merchandiser que ahora trabaja como Recursos Humanos.
• Gerente de tienda que lo dejó todo para emprender un negocio en Suiza.
• Psicóloga que ahora trabaja como Gerente en una empresa de maquinaria.
• Consultora de negocio que creó su propia empresa de venta de accesorios y complementos.
• Trabajadora en Oficina que estudia magisterio.
• Ingeniero de ventas transformado a personal trainer.

• Ingeniera agrónomo que trabaja en el sector logístico.

  • Algunos eligieron su carrera inicial presionados por sus padres, otros por vocación y hay quien vió el lado práctico eligiendo una carrera versátil. La forma en que cambiaron de rumbo fue muchas veces por casualidad:

Raquel, Directora de Vitónica, perteneciente al grupo Webedia: “El último año de carrera (Historia del Arte) estaba cursando solo cuatro o cinco asignaturas que se me habían quedado “colgadas” en cursos anteriores. Ese año lo dediqué enteramente a estudiar y a ir al gimnasio. Siempre he practicado deporte desde pequeña, siendo algo que me gustaba mucho, y me di cuenta de que era algo que realmente me interesaba y a lo que podía sacar rendimiento. Así que terminé mi formación en la Universidad y comencé a formarme en temas relacionados con el deporte.”

Daniel HRBP Jr. at Chiesi: “Conforme crecía profesionalmente (como Visual Merchandiser en Retail), mis funciones cambiaban y descubrí que realmente me gustaba el trabajo con personas: acompañarlas, asesorarlas, crecer con ellas, etc.”

Carmen, Consultora de Marketing Inmobiliario: “Mi primer trabajo fue una oportunidad que me surgió mientras estudiaba la carrera y acabé trabajando 16 años para la misma empresa. Cuando la marca se vendió sentí que era mi momento para emprender y decidí que tenía que ser algo que me apasionase y que no supusiera una gran inversión inicial y con lo que pudiera ganarme la vida a partir de entonces.”

  • Para otros el cambio surgió por necesidad:

Carla, Gestora de proyectos en el sector de transportes y logística: “La curiosidad está siempre presente en mí, pero creo que los cambios también se han dado en mi caso por oportunidad y necesidad.”

Lucas: “Lo que hacía dejó de hacerme feliz. Perdí el entusiasmo por aprender más cosas, no tenía más intenciones de ser nada más… y sin esa chispa retail se hace muy duro. Más en una ciudad como Londres en donde la vida pasa tan rápido.”

Edward, Sales engineer/bootcamp instructor and personal trainer:  “Después de haber trabajado en una oficina durante 8 años, comencé a darme cuenta de que no quería pasar mi vida en una oficina, mirando una pantalla de ordenador. Pasé otros 2 años pensando en lo que me gustaría hacer con mi vida. Fue un proceso difícil porque solo sabía con certeza lo que NO quería hacer. En un momento determinado decidí anotar las cosas que me gusta hacer, las cosas que me dan energía y las cosas en las que soy bueno. Mi familia también fue de gran apoyo; Me animaron a perseguir mis sueños. Necesitaba ese apoyo para dar el salto, porque temía que pudiera cometer un gran error.”

María Llaguno, fundadora de www.strending.com : “Tras 3 años en el sector de desarrollo de negocio internacional para una potente empresa española de ingeniería y construcción (sector en el que España es pionera en el mundo), la intensidad del trabajo, la exigencia en viajes y el sector tan competitivo (y masculino) que descubrí no me hacían sentir a gusto, solo me desgastaban. Tras una etapa de muchas dudas y altibajos a nivel personal decidí dar un cambio radical: sentía una gran necesidad por gestionar mi propio proyecto, amoldarlo a mis gustos y poseer el control total sobre mi propio tiempo. El comercio online empezaba a desarrollarse en ESPAÑA (año 2011), yo ya era compradora online y me pareció una buena forma de emprender conteniendo los gastos.”

Eduardo, International Head of Sales and Marketing en el sector de consumo: “No sé si alguien se despierta un día pensando “quiero cambiar de profesión”, pero desde luego no fue mi caso. Hubo una transición natural hacia un cambio de carrera y una motivación subyacente (en mi caso económica).”

Carolina, Maestra de Educación Infantil: “Después de terminar la carrera (Administración y Dirección de Empresas), trabajé en diferentes áreas (banca, contabilidad, consultoría, etc.) sin que ninguna llegara a convencerme. Cada vez tenía más claro que debía cambiar radicalmente mi vida laboral y dedicarme a algo relacionado con niños, que era lo que realmente me atraía. Una amiga que me conocía bien me sugirió que abriera una escuela infantil, tenía conocimientos empresariales y estaba relacionado con los niños. Esa idea fue la que me hizo moverme, buscar opciones e ilusionarme por un cambio. Al final encontré la manera de estudiar la carrera de magisterio, compatibilizándolo con el trabajo y poder dedicarme a ello al finalizar.

Carlota, Gerente de una empresa familiar de venta de maquinaria: “Después de haber trabajado para varias empresas multinacionales en departamentos de Recursos Humanos de diversos sectores; automoción, farmacia, servicios, y en diversos países, hubo un cambio a nivel familiar (la muerte de un familiar) y tuvimos que reconducir la estrategia de gestión de la empresa. Y así fue cuando cambié de rumbo laboral y entré a trabajar en la empresa familiar.”

  • Cambiar de carrera implica dedicar tiempo a investigar el mercado y las opciones pero también inversión económica y personal en estudios para dar apoyo el cambio. Sin embargo muchas veces la mayor barrera somos nosotros mismos y nuestros propios miedos. Estas son las algunas de esas barreras a las que tuvieron que hacer frente:

Raquel, Directora de Vitónica, perteneciente al grupo Webedia: “Tuve sobre todo presión por mi parte: pensar que has pasado cinco años de tu vida estudiando una carrera y especializándote en un campo en el que luego no vas a trabajar puede ser duro. Quizás fue más sencillo porque una carrera como Historia del Arte te aporta cultura y mucha satisfacción personal al estudiarla.”

Celia, trabajadora de oficina y estudiante de Educación Infantil: “Cuando me decidí a realizar los estudios de magisterio de infantil tenía un niño de dos años y otro de cuatro. Me resultaba complicado sacar tiempo para poder dedicar a mis estudios. Además tenía que realizar prácticas y compaginarlas con el trabajo….pensarlo me resultaba agobiante, pero estaba decidida a intentarlo y la motivación de una nueva oportunidad superó mis barreras.”

Edward, Sales engineer/bootcamp instructor and personal trainer: “Miedo a cometer un error. Tenía que invertir no sólo dinero sino tiempo y esfuerzo en formarme. ¿Valdrá la pena al final? ¿tendré tiempo entre el trabajo y los estudios para dedicarle a mi familia?”

María, fundadora de www.strending.com :“Generar ingresos. Y para ello Encontrar producto con la suficiente rotación para que el cliente (que fidelizaba rápido) Repitiera. Fue muy lento, y si no hubiera contado con apoyo familiar no lo habría logrado.”

Eduardo, International Head of Sales and Marketing en el sector de consumo: “La mayor barrera es la toma de decisiones: dejar un trabajo en el que llevas 5 años y que has dedicado otros 5 a graduarte; el desembolso económico que requiere estar dos años sin ingresos dedicados a tu formación; el riesgo financiero y personal que implica el no encontrar o materializar tus planes después de los dos años de MBA y sacrificio personal, es necesario el apoyo de la pareja.”

Carolina, Maestra de Educación Infantil: “No fue fácil trabajar y estudiar al mismo tiempo. Me dedicaba a la consultoría con proyectos muy exigentes y el fin de semana tenía que dedicarlo a estudiar y acudir a la universidad. También tuve que utilizar las vacaciones para realizar las prácticas de la carrera. Además, la familia no me apoyaba porque no aceptaban que pudiera dejar un trabajo estable por otro menos seguro y peor pagado. Tenía pareja, un buen sueldo, pagábamos alquiler, nos gustaba viajar… era una vida cómoda y el cambio no se entendía ni se veía necesario desde fuera.”

Carmen, Consultora de Marketing Inmobiliario: “Un servicio nuevo exige formación, además de una presentación del propio producto y supone mucho desgaste. Empezar solo es duro y no me podía permitir ese desgaste y opté por invertir en proyectos en los que confiaba plenamente y al principio trabajaba a éxito.

  • Mantener el objetivo a pesar de las obligaciones diarias no es siempre fácil, así es como se mantuvieron motivados a lo largo del proceso:

Carolina, Maestra de Educación Infantil: “La ilusión fue lo que me dio la confianza necesaria. Me encantaba la carrera, todos los nuevos aprendizajes y cada vez estaba más a disgusto en el trabajo. En ningún momento dudé del cambio.”

Carla, Gestora de proyectos en el sector de transportes y logística: “Tener objetivos claros. Aceptar tus limitaciones, hay días menos buenos, pero tener claro que el trabajo y la constancia nos ayudan siempre a hacer lo que es correcto.”

Daniel, HRBP Jr. at Chiesi: “Me aferré al sentimiento que me hizo cambiar.”

Carmen, Consultora de Marketing Inmobiliario: “Para no dispersarme me he centrado en todo momento en cada proyecto, en cada cliente. He intentado aprender de cada proyecto para mejorar para el siguiente. Mi objetivo era que mi cliente lograra el suyo y eso a medio plazo me trae más clientes. Intento dedicar unas horas a la semana a una actividad que me saque de mi mesa de trabajo, que me inspire, cualquier pequeña tarea cotidiana puede traer una buena idea. Ahora no siento que ese da que me dedico sea una pérdida de tiempo, es realmente muy productivo.”

Edward, Sales engineer/bootcamp instructor and personal trainer: “Me imaginaba, todavía lo hago a veces, como un anciano en mi lecho de muerte, pensando en mi vida y preguntándome si estaríá satisfecho con mi vida si me hubiera quedado en mi puesto de oficina insatisfecho. Me imaginaba preguntándome a mi mismo “¿qué has hecho con tu vida?”. Si la respuesta era “sentado en una oficina durante toda mi vida laboral”, me daban escalofríos y bajón. Eso me ayuda a mantenerme motivado.

María, fundadora de www.strending.com: “Sentándome cada mañana delante del ordenador, incluso en las malas rachas o momentos en los que veía todo más borroso. A pesar de todo cada día me presentaba a trabajar (y eso que trabajaba desde casa!).”

Eduardo, International Head of Sales and Marketing en el sector de consumo: “Consistencia, foco y tomar riesgos. Una vez que te embarcas en un cambio de carrera lo que más te ayuda es pensar que en circunstancias normales te retirarías en torno a los 65, y que los 5 o 6 años de experiencia acumulada en tu carrera hasta el momento  es solamente un 15% aproximadamente de tu vida laboral, por lo cual los 30 años restantes que te quedan de actividad laboral merecen la pena el cambio”

  • Para finalizar les pregunté que me dieran sus consejos para motivar a alguien está pensando en hacer un cambio pero tiene dudas:

Carolina: “Le recomendaría el cambio seguro. Mi experiencia es positiva pero si no lo hubiera sido, habría aprendido de ello. Si tienes dudas, arriesga. Creo que lo realmente difícil es saber tu nuevo objetivo, pero una vez lo sabes, hay que lanzarse. Dedicamos mucho tiempo al trabajo como para hacerlo sin ganas y sufriendo.”

Carlota: “Que tenga confianza sí mismo/a y en que nada es imposible. Si hay un compromiso personal por tu parte el límite se lo pone uno mismo. Es una frase que se dice mucho, pero al final es verdad. Si no lo visualizas, si no lo crees posible, seguro que entonces no lo será. Pero si te ves haciendo eso claramente entonces ya estás un paso más cerca para conseguirlo.”

Carla: “Dudas siempre las tendremos, si no lo intentamos nunca sabremos si es para nosotros. La vida es una constante evolucion no hay que estancarse por nada :)”

Raquel: “Antes de nada que evalúe la situación en la que se encuentra en este momento para ver si es el momento del cambio. Si es así, que salga de la zona de confort y que se anime a probar en otros campos.”

Lucas: “En mi caso no me decidía al cambio por no sentirme capaz de hacer cualquier cosa diferente. En el fondo sentía que no sabía desarrollar otra actividad que no fuera vender ropa. Pensaba que cambiando “perdía” el camino ya recorrido para empezar desde cero.. me daba miedo un poco que ya no tenia 20 años. Pero la verdad es, mientras más tardes en dar el paso, más tarde se te va a hacer y si ya sabes que lo que estás haciendo no te hace feliz, ¿para qué esperar más? Mi recomendación: MOVE ON! ahí fuera hay una oportunidad para ti.”

Daniel: “Que lo haga! Siempre hay tiempo de volver atrás.”

Carmen: “Que no se ponga lí­mites, que se concentre en lo que le gustaría conseguir. Que empiece a soñar con el objetivo final y que cuando lo haya visualizado, se haga un plan para conseguirlo. Que se divierta pensando en la idea. La ilusión es el ingrediente principal del cambio. Le recomendaría que contase con un coach profesional que le acompañase en el proceso.

Edward: “Haz un mapa mental. Escribe las cosas que no te gustan en lugar de las que te gustan. Piensa con la mente abierta; no descartes las cosas porque pueden parecer ridículas o raras. Además, habla con las personas que te conocen bien. Habla con las personas que trabajan en el negocio en el que está pensando ingresar. Investigar posibles estudios y trabajos.

María: “Que busque un mentor (los hay profesionalizados, y muchos comparten gran parte de su conocimiento en redes sociales y podcasts) o un orientador laboral. Que comparta su idea de cambio de rumbo con todo su entorno, que acepte el feedback sólo de aquellas  personas en cuyo criterio confía plenamente. Que pida ayuda, pedir ayuda está infravalorado. Que cada vez que se vea bloqueado/atrapado lo Comparta. Que se empape del tema que le ronda por la cabeza en YouTube/podcasts/redes sociales/blogs, a día de hoy la información disponible es infinita.”

Eduardo: “La clave es entender donde te quieres ver en tu futuro profesional, y entender perfectamente las implicaciones tanto personales como profesionales de conseguirlo.”

Celia: “Que lo intente, que lo piense bien pues tiene que valorar las cargas y responsabilidades actuales. Pero una cosa está clara…si no estás feliz la vida laboral se te va a hacer muy larga y muy pesada, sin embargo, si trabajas en algo que te satisface todo fluye mejor. Creo que el esfuerzo merece la pena si deseas realmente un cambio. Pues todo depende de lo que tú te impliques en cambiarlo.”

Espero que sus historias te hayan inspirado a hacer ese cambio que tienes en mente. Si por el contrario sabes que no estás feliz donde estás laboralmente y pero no tienes claro tu nuevo camino, como coach te puedo ayudar en ese proceso de descubrimiento. No dudes en contactarme para concertar una sesión gratuita de prueba. Encuentra aquí la información de contacto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.